Los pisos industriales son elaborados con hormigones de alta calidad y según la necesidad de cada proyecto, variando así su espesores. Cuentan con una malla de acero en su tercio superior que actúa como refuerzo evitando fisuras por esfuerzos de fraguado. Las terminaciones se realizan mediante allanadoras dobles que garantizan gran calidad de terminación y altos indices de planicidad.
Las juntas se aserran en paños regulares y luego se toman con selladores a base se siliconas. Los pisos son curados durante 10 días y luego se realiza el último proceso de terminación y limpieza mediante productos y maquinarias para lograr una excelente terminación.